saladehistoria.com | Biblioteca Digital | Historia de Chile | Geografía de Chile | Preuniversitario PSU Historia

© 2014 apuntes de clases de saladehistoria.com

 

 

Vegetación

La vida y desarrollo vegetal en Chile se encuentra fuertemente condicionado por las características climáticas en mayor medida, así como por otros factores como la edafología (suelos), o la exposición a la influencia del sol, entre otros.

De esta manera se puede apreciar una amplia variedad de ecosistemas presentes en el territorio nacional que permiten explicar la distribución de la flora, las cuales se pueden sintetizar en cinco grandes divisiones:

 

Ecosistemas de carácter xeromórficos:

Relacionados con ambientes donde existe escasez o déficit de precipitaciones, o escasa presencia de humedad. Se extiende desde el límite norte de Chile, hasta aproximadamente los 30º ó 31º de latitud sur. Especies representativas de esta división son las cactáceas como el Trichosereus atacamensis, o la especie arbórea más característica, como lo es el Tamarugo (Prosopis tamarugo).

 

 

 

Pampa del Tamarugal
(I Región)

 

En la sección más austral de este dominio se produce un fenómeno esporádico de carácter primaveral, llamado desierto florido, en el cual luego de un período de latencia, y producto de aportes de humedad mayores, se activan las semillas dispersas en la tierra árida, para en pocas horas desarrollar sus flores, generar nuevas semillas y marchitar.

 

 

Desierto Florido
(III Región)

 

Ecosistemas de carácter templado mesomórfico:

 

Se desarrolla entre los 31º y los 37º (cuenca del Bío-Bío). Entendida como una zona de transición, entre los caracteres xeromórficos del norte, e hidromórficos del sur, esta región presenta una amplia presencia de arbustos espinosos, y hojas especialmente acondicionadas para evitar la pérdida de humedad a través de transpiración. Dentro de esta macrorregión biogeográfica, la distribución de las precipitaciones va en aumento de norte a sur, por lo que se presentan fenómenos y formaciones vegetales distintas. Dentro del paisaje típico de este ecosistema, se desarrolla el denominado bosque esclerófilo, vegetación de tipo mediterránea que ha sido intensamente deteriorada principalmente por la intervención humana.

Especies representativas de esta clasificación son: Acacia caven (espino) en sectores de estepa; Quillaja saponaria (quillay), Litrahea caustica (litre), Peumus boldus (boldo) y Cryptocaria alba (peumo) entre los representantes del bosque esclerófilo.