saladehistoria.com | Biblioteca Digital | Historia de Chile | Geografía de Chile | Preuniversitario PSU Historia

© 2014 apuntes de clases de saladehistoria.com

 

 

Funciones Urbanas

Por funciones urbanas entendemos las diferentes ocupaciones de los habitantes de una ciudad, con las cuales se desarrolla la vida urbana. Esta actividad se realiza dentro de la ciudad o en la región sobre la cual la ciudad ejerce su influencia.

 

Para el estudio de las funciones urbanas es necesario conocer cuál es el uso que tiene el suelo urbano, es decir, cómo se distribuye el espacio no ocupado por viviendas, comercios, industrias, hospitales, iglesias, estaciones, áreas verdes, estudios, etc. Sin duda, la mayor parte del área urbana se usa para residencias, pero cada una de las funciones que cumple una ciudad ocupa un área específica, que cubre todo el quehacer urbano. 

 

Cuando alguna de las funciones es predominante, la ciudad adquiere una connotación especial a través de la cual se reconoce. De tal manera que las ciudades pueden clasificarse según sus funciones dominantes, con excepción de la metrópoli, que cumple funciones diversas.

 

 

Santiago, por ejemplo, se puede analizar por la función administrativa del gobierno nacional, por su importancia comercial, por su concentración industrial, por la reunión de capitales para inversiones, etc. Una situación similar ocurre con las ciudades de Valparaíso y Concepción, aunque en menor escala.

 

 

La función comercial  

 

Está fuertemente ligada al desarrollo de cada ciudad. El comercio, como actividad, imprime dinamismo a un centro urbano. Su presencia se manifiesta por el número de bodegas, tiendas, bancos, casas de cambio. Cuando la función comercial tiene realmente un dinamismo propio en la ciudad, se expresa materialmente por la presencia de cadenas comerciales que construyen supermercados gigantes o complejos comerciales que buscan imitar a los que existen en las grandes urbes de Europa o Estados Unidos.

 

La mayor parte de las ciudades chilenas, que son capitales de región o de provincia, cumplen funciones comerciales en sus respectivas áreas de influencia. Hay ciudades que son pequeños centros comerciales locales, casi a un nivel comunal, como Calama (II Región), Copiapó y Vallenar (III Región), Ovalle (IV Región), San Fernando (VI Región), Curicó (VII Región), La Unión (X Región).

 

 

Paseo Ahumada en el 1900

 

La función portuaria  

 

Chile posee a lo largo de sus costas numerosas ciudades que justifican su existencia por la función portuaria que cumplen. En estas ciudades destacan los muelles, los diques, las defensas costeras, las instalaciones de aduanas, los puertos de almacenamiento de mercadería, etc.

 

En el Norte del país, las instalaciones portuarias para el embarque de minerales otorgan un paisaje propio a la ciudad. Este paisaje se observa en ciudades como Iquique, Tocopilla, Antofagasta, Taltal, Chañaral, Caldera, Huasco, Coquimbo. Existen otros puertos que fueron el punto de embarque del salitre, exportado por Chile a comienzo de siglo, y que hoy han desaparecido. Es el caso de Caleta Molle, Mejillones del Norte, Junín, Caleta Buena, Pisagua Viejo.

 

En el Norte Chico, la actividad minera derivada de la explotación hierro ha posibilitado la vida urbana en numerosos puertos como Chañaral, Caldera, Calderilla, Carrizal Bajo, Huasco, Coquimbo, Guayacán.

 

En el centro del país, la actividad portuaria se concentra en la instalación de infraestructura destinada a recibir productos manufacturados para el consumo de la población, o para el intercambio de materia prima que mantiene el crecimiento industrial. Con la excepción de Valparaíso y San Antonio, que cumplen un papel de mayor importancia, en particular Valparaíso es considerado tradicionalmente como el primer puerto del país. En cambio, San Antonio creció por su cercanía a la capital y por la modernización del puerto que facilita las maniobras de descarga de los productos que ingresan al país.

 

En el extremo Sur tenemos el puerto de Punta Arenas, de gran importancia estratégica por su cercanía con el Estrecho de Magallanes, que une los dos grandes océanos y se prevé a futuro que será el puerto de enlace con el Continente Antártico.

 

 

La función minera

 

La base del ingreso de divisas al país es la riqueza minera. Los grandes yacimientos se encuentran en el Norte del país y han dado origen a numerosas ciudades. María Elena y Pedro de Valdivia se conocen como las ciudades del salitre, y Chuquicamata, El Salvador y Potrerillos, como las ciudades del cobre. En el centro del territorio nacional las ciudades mineras están en la VI Región, con Sewell y, más al Sur, están las ciudades del carbón como Lota, Coronel, Curanilahue, Lebu. Finalmente, en el extremo Sur, el petróleo dio origen a ciudades como Cerro Sombrero en Tierra del Fuego.

 

 

Las ciudades mineras cumplen una función urbana, la vida de la población, y otra productiva, que puede ser el yacimiento minero o la oficina salitrera. El sector urbano está compuesto por campamentos para los obreros y empleados, más algunos centros de atención básicos (escuelas, hospital, mercado) y lugares de diversión (cines, clubes, etc.). La mayoría de estas ciudades son verdaderos campamentos inestables, pues desaparecen una vez que el mineral pierde vigencia o el yacimiento agota sus reservas. En Chile tenemos muchos casos de poblados mineros que una vez fueron campamentos de trabajadores, hoy están abandonados, como Pampa Unión, Oficina Santa Laura, Oficina Humberstone, etc.

 

 

La función industrial

 

La industria nacional tiene un marcado carácter urbano. Los primeros establecimientos industriales, que en el primer cuarto de siglo se ubicaron en la periferia de ciudades como Santiago, Valparaíso y luego Concepción, se encuentran ahora en áreas densamente pobladas. Por otra parte, hay que reconocer que el proceso de industrialización no obedeció a una planificación y las industrias se localizaron en aquellas áreas que mejor se acomodaban a los intereses de la empresa. Es por esto que muchos sectores periféricos de una ciudad, que podrían estructurarse como complejos industriales, están ocupados por poblaciones marginales con alta densidad de habitantes por vivienda.

 

 

La función turística

 

Muchas ciudades del país atraen gran número de turistas nacionales y también internacionales. La razón fundamental radica en la belleza del paisaje o en la atracción que un lugar ejerce sobre los seguidores de algún determinado deporte. Aprovechando las condiciones naturales que proporcionan las playas, lagos o ríos, muchas ciudades atraen turistas en la estación de verano.

 

En los balnearios de ingresos mayores se habilitan playas, clubes de yates, casinos, hoteles, edificios de departamentos, mientras que en los balnearios populares predominan los campings de verano.

 

 

La ciudad de mayor atracción turística es Viña del Mar. Con una población de casi 300.000 habitantes, ha llegado a recibir una población flotante de 200.000 personas, provenientes desde otras regiones del país y desde el extranjero, en particular de la provincia de Mendoza, Argentina. Junto a la belleza del paisaje, la ciudad de Viña del Mar es tal vez la que cuenta con mayor infraestructura turística, ofreciendo distintos tipos de entretenciones.

La franja costera que se extiende desde Viña del Mar hacia el Norte, incluye las playas de Quintero, Ventanas, Horcones, Maitencillo y Zapallar. Todas ellas son centros de atracción de turistas, que desde la capital del país viajan anualmente a la zona costera de la V Región. Otros balnearios populares son también los de Algarrobo y LLo-Lleo, y particularmente Cartagena.

 

Hacia el Sur del país, el paisaje natural, con la presencia de lagos en el piedemonte de la Cordillera de Los Andes, invita al turista a practicar camping y otras actividades de recreación adecuadas al entorno.

 

 

La función cultural y religiosa

 

La creación de centros universitarios a lo largo de las regiones ha originado la necesidad de fundar barrios universitarios en Arica, Antofagasta, La Serena, Talca, Temuco, Osorno y Concepción.

La función religiosa, por su parte, tiene importancia en algunos pueblos que reciben, por uno o dos días al año, peregrinaciones de varios miles de fieles, como ocurre en Yumbel (VIII Región), Lo Vásquez (V Región), Andacollo (IV Región) y en el sector oriental de la Pampa del Tamarugal, con la fiesta de La Tirana.

 

 

La función agrícola  

   

Muchas ciudades de la Zona Central y del Sur del país deben su existencia a la función agrícola del área. Cauquenes, Parral, Santa Cruz, San Javier, San Vicente de Tagua-Tagua, Curepto, etc., son ciudades en que la mayor parte de la mano de obra activa está dedicada a labores del agro. Esta labor agrícola se completa con funciones comerciales y de servicios en general.