saladehistoria.com | Biblioteca Digital | Historia de Chile | Geografía de Chile | Preuniversitario PSU Historia

© 2014 apuntes de clases de saladehistoria.com

 

 

La Antártica

Chile tiene una superficie de 1,250,000 km2 del continente helado, espacio conocido como el Territorio Chileno Antártico. Éste se localiza entre los meridianos 53° y 90° de longitud oeste y entre el Paso Drake y el Polo Sur, y corresponde a un 9% del total de la superficie de la Antártica, estimada entre 13.5 y 14 millones de km2.

 

 

La Antártica Chilena, que en su extensión esencial corresponde a la llamada Península Antártica (nombrada Tierra de O’Higgins por Chile), puede descomponerse en las siguientes zonas geográficas:

  • La sección occidental del mar de Weddell, incluidas las islas Joinville y Roos, parte de la Isla Berkner, así como otras islas y tierras existentes al sur poniente del meridiano 53° de longitud oeste.

  • La Tierra de O’Higgins e islas adyacentes, como las Shetland del Sur y el Archipiélago de Palmer.

  • La sección oriental del Mar de Bellingshausen y toda el área continental comprendida hasta el meridiano 90° de longitud oeste.  

 

 

La Tierra de O’Higgins  

 

El sector más característico del Territorio Chileno Antártico presenta una cordillera longitudinal baja (de rasgos muy similares a la Cordillera Andina Patagónica existente en la región austral de Chile Continental), que corresponde a la prolongación de la Cordillera de los Andes en el continente helado. Sus alturas máximas son los cerros Coman y Vang, que tienen 3.657 y 2.439 metros respectivamente.

La existencia de esta cordillera divide el Territorio Chileno Antártico en tres zonas diferenciadas desde el punto de vista del relieve: la vertiente oriental, la occidental y una meseta central de hielo.

La primera de ellas, se distingue por sus rocas descubiertas de hielo. La segunda se caracteriza por sus abruptas formas que, como acantilados, caen al mar desde la meseta central, dando lugar a la existencia de fiordos, canales y glaciares.

 

La tercera, de una altura promedio de 2.000 metros, corresponde a un campo de hielo de cerca de 100 kilómetros de ancho entre ambas vertientes. El clima de la Tierra de O’Higgins corresponde al frío polar, que presenta muy bajas temperaturas, vientos dominantes del oeste y frecuentes tormentas de nieve invernales.

 

Debido a la presencia de la cordillera en la Tierra de O’Higgins, al oeste de ella se recibe la influencia marítima, mientras que en la costa oriental, frente al mar de Wedell, se manifiesta el efecto de continentalidad, provocado por los hielos que cubren el Océano Austral.

 

 

 

La Soberanía Chilena en la Antártica  

 

Desde 1940, Chile ejerce soberanía sobre la Antártica mediante expediciones anuales de reconocimiento y estudio, y la fundación de diversas bases de ocupación permanente y refugios transitorios de verano. 

 

Ese año, el presidente Pedro Aguirre Cerda dictó un Decreto Supremo por el que delimitó la soberanía de Chile en la Antártica. Sin embargo, en forma paralela, muchos otros países procedieron a reclamar soberanía sobre territorios coincidentes, lo que condujo a la necesidad de realizar una reunión en 1959, en la que doce países firmaron el Tratado Antártico (ratificado en 1989). 

 

En virtud de este acuerdo, todas las reclamaciones territoriales sobre el continente blanco se encuentran estancadas.


 

En 1991 fue firmado el Protocolo al Tratado Antártico sobre Protección del Medio Ambiente, el que estableció el compromiso de todos los países por proteger el medio ambiente antártico designando al continente reserva natural, consagrada a la paz y a la investigación científica.

Chile cuenta con varios bases, un centro meteorológico y un centro de población civil, Villa las Estrellas, además de refugios y centros de investigación que funcionan en verano.